UNIDAD DE REHABILITACIÓN VISUAL

La Unidad de Rehabilitación Visual – Baja Visión Fudem, surge por la necesidad de dar soporte a aquellos pacientes que tienen una grave deficiencia visual, ya que la visión representa un papel central en la autonomía y desenvolvimiento de cualquier persona.

¿Qué es baja visión?

Baja visión es una condición visual limitada que no puede ser corregida adecuadamente con lentes convencionales, lentes de contacto, medicamentos, tratamientos o cirugía; resultante por una  enfermedad, trauma o condición congénita.

Según la Organización Mundial para la Salud, 246 millones de personas en el mundo presentan baja visión. 

¿Qué pacientes son atendidos en esta unidad?

Se diagnostica Baja Visión en un paciente cuando sufre la pérdida de agudeza visual y/o campo visual que le incapacita para realizar las tareas de la vida diaria como la lectura, la escritura, ir de compras, ver televisión, conducir un automóvil, o reconocer caras.

Algunos rangos de estas manifestaciones son:

  • Agudeza Visual menor de 20/ 70 en el mejor ojo usando sus anteojos o lentes de contacto.
  • Campo de Visión reducido
  • Reducción de sensibilidad de contrate en iluminaciones altas o bajas dentro de un rango típicamente encontrado en la vida cotidiana.

La Unidad de Rehabilitación está orientada a atender a cualquier persona que lo necesite, sin distinción de edad, género o clases económica porque  la baja visión es una condición que afecta cualquier persona, sin embargo para FUDEM  son los niños quienes necesitan más atención porque ellos son el futuro de nuestra sociedad.

Como el reporte 2013 de la UNICEF “Estado mundial de la Infancia: Niños y Niñas con Discapacidad”  expone que “Atender a niños con discapacidad visual trae un enorme impacto, a los que la padecen porque al tener acceso a tecnología que les permita ser incluidos en las áreas comunes como escuelas, iglesias y  centros de diversión,  puede ampliar sus horizontes, ambiciones y opciones que de otra manera se verían limitadas a causa de su discapacidad pero también impacta a los niños que no padecen discapacidades visuales porque aprenderán a valorar la diversidad, las habilidades y la preparación necesaria para construir una sociedad inclusiva para todos”

Tratamiento

No hay un tratamiento único a seguir con todos los pacientes, dependerá de las necesidades que deseen ser abordadas por cada uno, como leer, escribir, usar la computadora, salir de casa, etc.;  pero existen ayudas ópticas como: lupas y telescopios o no ópticas como control de iluminación y entrenamiento en actividades de la vida diaria para que los pacientes   realicen estas actividades aunque de manera diferente a las demás personas con el fin que estén insertos en áreas comunes como la escuelas, centros de trabajo, etc. Es importante  explicar que no se devuelve la visión, pero se brinda apoyo y capacitación al paciente para desenvolverse en tareas concretas siempre que su condición visual lo permita.

PROCESO PARA LA ATENCIÓN EN LA UNIDAD

1

Se realiza un estudio oftalmológico previo para valorar la posibilidad de mejoría médico-quirúrgica del paciente.

2

Posteriormente se realiza un examen optométrico especial para pacientes con Baja Visión, utilizando material específico y diseñado para Baja Visión.

3

Se valoran las necesidades y demandas visuales del paciente, ¿Qué le gustaría o necesita hacer con la vista y que en la actualidad no puede realizar?, ejemplo: lectura, utilizar la computadora, costura, etc. En esta unidad se trabaja por conseguir objetivos específicos.

4

A través del examen de optometría se prescribe el plan de rehabilitación a seguir a través de las ayudas ópticas o no ópticas.

El plan de rehabilitación es apoyado por una Psicóloga quien se encarga de motivar y ayudar con la aceptación de la nueva condición visual al paciente con el objetivo que alcance sus objetivos.

El proceso termina cuando una terapeuta visual se encarga de ejecutar el plan de la rehabilitación en el cual se le enseña al paciente a utilizar las ayudas ópticas prescritas aplicándolas a la vida diaria o bien su entrenamiento en orientación y movilidad cuando el paciente lo requiera.