View site in English Ver sitio en Español

Especialistas en el cuidado de la vista

El Salvador
Fundación No Gubernamental Sin Fines de Lucro

Inicio >> Problemas Visuales >> Patologías Oculares >> Glaucoma
Dona ya

GLAUCOMA

¿QUE ES EL GLAUCOMA?
Es una enfermedad irreversible que causa la pérdida de la visión al dañar el nervio óptico.

Existen varias manifestaciones de glaucoma. Le explicaremos la forma más común llamada glaucoma de ángulo abierto.

Consiste en un aumento de la presión intraocular por la deficiencia del drenaje del humor acuoso (líquido de las cámaras internas del ojo). Cuando el fluido no se evacúa adecuadamente produce lesiones en el nervio óptico ocasionando un deterioro progresivo del campo visual y una disminución de la visión.
Si la presión aumenta puede incluso, causar ceguera irreversible.

CAUSAS
Las de mayor riesgo son las siguientes:

  • Presión intraocular alta.
  • Edad mayor de 55 años.
  • Presión arterial alta.
  • Antecedentes familiares con glaucoma.
  • Padecimiento de miopía progresiva.
  • Uso prolongado de esteróides.
  • Alguna lesión o cirugía ocular previa.
  • Diabetes.

SINTOMAS
En algunos casos se pueden presentar manifestaciones como:

  • Visión de luces.
  • Visión borrosa.
  • Dolor de ojos y cabeza muy fuerte.
  • Aparición de halos de color como arco iris alrededor de las luces brillantes.
  • Pérdida repentina de la visión.
  • Nauseas y vómito.

TRATAMIENTO
Las posibilidades de tratamiento eficaz son mayores inmediatamente se diagnostique el glaucoma. FUDEM recomienda tomar en cuenta que esta enfermedad inicialmente no presenta síntomas, la única forma de detectarla es mediante la revisión por el oftalmólogo.

El glaucoma puede ser tratado, en las etapas iniciales, con gotas para los ojos y píldoras. En las etapas siguientes a través de  cirugía con láser, cirugía ocular o con una combinación de métodos. El propósito del tratamiento es disminuir la presión en el ojo de modo que no ocurra más daño en el nervio óptico y que la pérdida de la visión sea detenida y controlada.
Aunque estos tratamientos pueden proteger, no  mejoran la visión, ya que se ha perdido por el glaucoma sin tratamiento.