View site in English Ver sitio en Español

Especialistas en el cuidado de la vista

El Salvador
Fundación No Gubernamental Sin Fines de Lucro

Dona ya

AMBLIOPATíA

¿QUE ES LA AMBLIOPÍA?
La ambliopía, también conocida como ojo perezoso o vago, es una disminución de agudeza visual o visión en uno o ambos ojos que no se recupera con la  mejor graduación óptica o cirugía, sino se realiza su debido tratamiento antes de los 7 años de edad.
Se produce porque las células cerebrales que se encargan de la visión de ese ojo, no se desarrollan por falta de una correcta estimulación.

¿Sabía usted que la ambliopía es la causa más común de impedimento visual en la niñez?

CAUSAS
Puede ser causada por cualquier afección que impida el paso de luz y formación de la imagen en el ojo.  

  •     Estrabismo: Ojos desviados, no alineados.
  •     Vicios refractarios: Ojo miope, hipermétrope o astigmático.
  •     Son las causas más frecuente del padecimiento.
  •     Cataratas: Es la opacidad en el cristalino del ojo.


SÍNTOMAS
Usted podría padecer ambliopía si:

  •     Si se desvía o se voltea un ojo hacia adentro o hacia fuera.
  •     Tiene incapacidad para ver la profundidad correctamente.
  •     Desarrollo motor fino deficiente o alterado.


TRATAMIENTO
Es efectivo cuando se hace a una edad temprana, antes de los 7 años de edad. El tratamiento de la ambliopía hace que el niño use el ojo con visión reducida (el ojo débil) y evite una mala visión.
 

  •     Parche: El principal tratamiento consiste en cubrir o disminuir la visión del ojo normal con un parche u otros elementos para estimular el uso del ojo no preferido y ambliópico.
  •     Medicamentos: Uso de gotas oculares, para que la vista del ojo más fuerte se vuelva borrosa y obligar al ojo débil a enfocar y organizar su función.
  •     Anteojos: Uso de anteojos o lentes de contacto para mejorar el enfoque de la visión.
  •     Cirugía de estrabismo o de cataratas: Se hace en los músculos del ojo para corregir la desviación.
  •     Terapias de estimulación cerebro-visual


RECOMENDACIONES
En los niños el reconocimiento y tratamiento oportuno puede ayudar a prevenir un daño visual o ceguera permanente. Se debe realizar un examen ocular completo desde los dos años de edad para evitar el riesgo de no desarrollar una visión normal.
Es recomendable que los padres consulten al pediatra sobre el estado visual de sus hijos menores de dos años.